La patología dual estudia la relación biológica, psicológica y sociocultural existente entre las adicciones y otros trastornos mentales.

Más del 70% de los pacientes que consultan por un trastorno por uso de sustancias presenta otro trastorno psicopatológico. Alcohol, marihuana y cocaína son las sustancias más consumidas por estos pacientes, seguidas por los tranquilizantes y los medicamentos para dormir. Aproximadamente el 55% de los adultos con consumo de sustancias presentará un diagnóstico psiquiátrico dentro de los 15 años posteriores.

Los expertos hablan de una cierta vulnerabilidad genética y biológica que predispone a algunas personas a considerar a ciertas sustancias más placenteras que al resto. Se inicia lo que se conoce como “automedicación” que puede desembocar en la cadena uso/abuso/adicción y en definitiva, a una enfermedad cerebral crónica.

Las altas tasas de prevalencia de la patología dual
la convierten en un importante problema sanitario y social


Infradiagnosticada


Es una realidad clínica infra-diagnosticada: se debe pensar en patología dual en cualquier sujeto que demanda atención por una conducta adictiva y viceversa.

Cuadros complicados


Presenta cuadros comórbidos complicados: depresión, paranoia, trastornos de personalidad...

Causas


Muestra una fuerte implicación de factores genéticos y ambientales.

Visión


Requiere una visión integradora y multidisciplinar.

Servicios asistenciales


Exige la adaptación e integración de los servicios asistenciales (salud mental y adicciones), evitando el “síndrome de la puerta equivocada”.

Diagnóstico


Demanda un diagnóstico y un abordaje longitudinal del paciente.